“Al líder le pedimos que gestione la química emocional: la propia y la ajena”