Liderazgo responsable I

Entre la documentación del Forum Económico Mundial de 2017 encontramos un artículo de Alberto Alemanno (@alemannoEU), profesor de Derecho en la HEC de París, titulado “Guía en 10 claves para un liderazgo receptivo en la era del populismo” (“A 10-point guide to responsable leadership in the age of populism”), que nos ha llamado poderosamente la atención y queríamos compartir con vosotros.

En el artículo se señalan los requisitos del nuevo liderazgo político en una era de muy acelerados cambios y que está actualmente caracterizada por dos tipos de liderazgo, que no dan respuesta a las necesidades socio-políticas de los ciudadanos:

  • El liderazgo tecnocrático, para el que aparentemente sólo existe una solución correcta, alejándose de las necesidades y expectativas de los ciudadanos;
  • Y un liderazgo populista que se “rinde” a las expectativas aparentes, dibujando conexiones directas con su audiencia (referéndums, redes sociales,…) y desdibujando el papel de los representantes, incluidos los propios partidos políticos, para subsumir esas necesidades en una única necesidad que ejecutar y sobre la que no se rinden cuentas ni se asumen responsabilidades desde lo político, simplificando la realidad.

Estas aproximaciones no consiguen dar respuesta a la necesidad creciente de interés ciudadano en lo público ni a las necesidades de las sociedad, y no constituyen una fuente de liderazgo real y consistente, por lo que se hace necesario, para el autor, promover un liderazgo que sea a la vez “responsible and responsive”, superando la brecha de lo tecnocrático y lo populista; debe escuchar y ser sensible a las necesidades de todas las partes, asumiendo la responsabilidad de mediar y construir soluciones viables a favor del bien común.

Las características que señala Alemanno como imprescindibles e intrínsecas a este nuevo liderazgo son las diez siguientes:

  • Empatía e inteligencia emocional, para entender las realidades de las personas, cerca de la calle y lejos de la burbuja político-técnica de una oficina.
  • Integridad y apertura, para abrir las puertas de la representación política a diferentes vivencias, realidades, personas y trayectorias, posibilitando que empresarios, emprendedores,… participen directamente de la política y garantizando la integridad de la actuación, evitando puertas giratorias y otros mecanismos de monetización privada de la red de contactos generada en el ámbito público.
  • Equidad e inclusión, para garantizar que las decisiones se tomen después de escuchar a todas las partes, asumiendo un rol proactivo (canales, procesos, sistemas) para dar voz a todas ellas.
  • Competencia y respeto por la evidencia, basándose en soluciones y criterios demostrables, probados y no en ideologías, y desde una perspectiva crítica con las informaciones o dudas generadas por partes interesadas.
  • Consistencia y sobriedad, dando ejemplo con la conducta de los valores que se proclaman, alejándose del conflicto de intereses, apostando por ser y parecer ético en cada actuación, para servir al bien común protegiendo a la sociedad de los posibles excesos de los intereses de las partes y garantizando la convivencia y sostenibilidad social.

De forma muy esquemática, el artículo confronta dos modelos de liderazgo político, con sus virtudes y defectos, y dibuja la necesidad de un modelo que supere las limitaciones de ambos:

Y da un paso más estableciendo el decálogo de requisitos para hacer este liderazgo responsable posible:

A pesar de que nuestra aproximación y experiencia diaria en el ámbito del liderazgo empresarial puede parecer substantivamente diferente de la perspectiva social y política tan bien diagnosticada por Alemanno, no dejan de sorprendernos las múltiples similitudes en el enfoque de este liderazgo político y del que nos aplica, que en nuestra profesión gestionamos y desarrollamos de forma cotidiana en el ámbito del liderazgo empresarial.

Nos gustaría saber vuestra opinión, ¿qué similitudes y diferencias veis si llevamos este enfoque al de los líderes en las organizaciones? En breve os compartimos nuestras reflexiones.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

17 − 3 =